La sangre de los inocentes – Julia Navarro

abril 20, 2008 at 6:19 pm (Uncategorized) ()


Hace meses que lo terminé, pero me dejó tan vacía que no me dignaba a escribir nada sobre él. Después de leer La hermandad de la Sábana Santa y La Biblia de barro, me decidí a empezar con éste. 800 páginas, y lo único que saqué en claro es que Julia Navarro sólo escribe sobre conspiraciones y lo malos malosos que son los nazis. Fin. Los dos anteriores me gustaron bastante, pero es que ya cansa, no sé si se ha ganado mi confianza para su próximo libro o será una autora más que irá al Cementerio de los Libros Olvidados. Pero bueno, hablemos un poco del libro, que no todo es malo…
Comienza en el siglo XII, con la crónica de Fray Julián, un fraile de la Inquisición cuya madre es una cátara, considerada hereje por la Iglesia. Pues bien, esta mujercilla le encomienda a su hijo que escriba la verdadera historia de los cátaros, cómo la Iglesia Católica se dedicó a cargarse a los “inocentes”. Fray Julián lo hace a espaldas de la Iglesia, y la crónica refleja el dolor del hombre al debatirse entre traicionar a los suyos y contar la historia de los cátaros. Sobra decir que esta parte es un auténtico rollazo. Se extiende demasiado para terminar contando siempre lo mismo: que hay que vengar a los inocentes asesinados por la Iglesia.
Esta crónica es enviada a la familia D’Amis por el fraile, concretamente a su hermana, para que la conserve y la pase de generación en generación. Y tanto que pasa, como que nos lleva de la Edad Media a 1938, al castillo del conde D’Amis, un loco que cree que a través de la crónica podrá llegar al tesoro de los cátaros, que según él es el Santo Grial (uhm… ¿de qué me suena?). Para ello, recurre a Ferdinand Arnaud, un experto medievalista de la Universidad de París, él cual cree que los deseos del conde son imposibles pero bueno, no le importa. A él sólo le interesa el valor histórico de la crónica. Este profesor está casado con una judía y tiene un hijo que es un machote y no se avergüenza de serlo (os lo juro, al niño éste se le coge un asco enorme). El caso es que Hitler sube al poder y Miriam se va a Alemania para ayudar a unos tíos suyos. Aquí es donde se desprende una valiosa enseñanza: niños, ¡nazis caca! El hijo de ambos, David el gnomo se va a Palestina, donde también viviremos en conflicto entre palestinos y judíos (es que Julia le da a todo, es así de machota). En fin, luego pasan unas cosas que si las cuento el libro pierde la poca gracia que tiene, y no quisiera estropear el libro a quien quiera leerlo.
Hasta aquí la segunda parte del libro. Ahora entramos en la tercera, en la época actual. El conde D’Amis ya ha muerto y su heredero Raymond, continúa con el deseo de su padre, vengar la sangre de los inocentes. Por ello, se alía con unos terroristas católicos cuyo objetivo será destruir las reliquias de Mahoma (en este caso varios chicos de la antigua Yugoslavia dispuestos a inmolarse en Turquía donde se guardan estas reliquias) y por otro lado con un grupo fundamentalista islámico para que destruya los restos más grandes que se conservan de la cruz de Jesús (en Santo Toribio en Cantabria, en Jerusalén y en Roma). Obviamente, éstos dos grupos no sabe de las intenciones del otro, el caso es hacer daño a la Iglesia y desencadenar una posible tercera guerra mundial. Por su parte, los miembros de la organización antiterrorista de la UE y los Servicios de Seguridad del Vaticano luchan para evitar los atentados que temen que van a ocurrir. Flipante.

Este es el argumento principal, aunque luego encontramos pequeñas historias más o menos independientes que son lo mejor del libro, como el caso de Laila (una musulmana que trata de vivir como una mujer española más), la historia de Ylena (muy impactante) o la misteriosa amante de Salim. Personalmente, este fue para mí el gancho de la novela, y por eso me la terminé de leer en un tiempo récord, para saber quién era. Y total para nada, porque no se sabe. O era Laura o era Andrea, que cada uno piense lo que quiera. Eso no me gustó un pelo.
Vamos, que es una novela en la que abundan los juicios de valor y el subjetivismo, para mi gusto un fallo muy grande, y en la que la autora no consigue que el lector se involucre ni en la trama ni con los personajes. Porque, en una novela de 800 páginas y en la cual muere más de la mitad de los personajes, que no emocione ninguna de las muertes no tiene precio.
Espero que si alguien lo lee no le deje este mal sabor literario que me dejó a mí.

Anuncios

7 comentarios

  1. Tropofobia said,

    Los nazis hacen sacrificios a vírgenes cada noche invocando el nombre de Mahoma y Satanás, y además se alimentan de niños.

  2. Lady_Elyon said,

    xDDD

    ¿Eres Urkraft? xD

  3. Tropofobia said,

    Sí, el mister en persona XDDD

    ¡Gracias por tu atención! ^_^

    Espero que te mole =P

  4. Lady_Elyon said,

    xDD

    Pues me he leído las dos primeras páginas y me está encantando, qué pena tener una impresora sin tinta T_T. Así me lo imprimiría y lo leería en el tren camino de la uni (y qué coño, en clase cuando me aburra xD)

  5. Khultar Taaru said,

    Cabe añadir a lo antes dicho por el caballero tropofobia que los nazis la tienen pequeña y tienen complejos sexuales. por eso hacen conspiraciones.

  6. Anonymous said,

    Un graaaaaaan libro. Muy recomendable.

  7. Lady_Elyon said,

    Para gustos los colores =D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: